Valle Sagrado de regreso a Cusco: últimas paradas

Las dos ultimas entradas de este blog y esta conforman todo el dia de viaje entre Ollantaytambo y Cusco. Pasamos Maras, Moray y la siguiente parada

sería el poblado de Chinchero.

Nos seguimos acercando a Cusco, y paramos en este pueblo que se caracteriza por la producción en forma artesanal de sus textiles. Es por esto que nos adentramos en el local de una de las familias que se dedican a este arte. Imperdible hacerlo, si vas con un guía y no te lo propone, ¡pedíselo! Súper interesante todo el proceso que se le hace a las lanas y como las tiñen con productos naturales desde vegetales, minerales y hasta un bichito que crece en los cactus de la zona. Vestidas con las ropas típicas, que nos arroparon con una especie de ponchos hechos en telar, nos contaron todo sobre esta tarea propia de las mujeres.

Una vez fuera del local, nos acercamos al pueblo en sí mismo. El clima fue variando a los largo del día, salimos de Ollanta con sol pleno; pero cuando llegamos a Chinchero empezó una llovizna algo molesta que desde ya no opaco la belleza del lugar. Formado por doce comunidades incaicas que aún se rigen por el sistema de organización incaico denominado “Ayllu”. Encontramos una plaza central asentada sobre lo que fue un palacio inca donde encontramos una iglesia que evidencia la fusión entre la arquitectura inca y la arquitectura colonial, que convierten a Chinchero un lugar único. Se pueden recorrer y observar los restos de lo que fue el palacio del Inca Tupac Yupanqui, un gran muro inca con diez hornacinas trapezoidales que se conserva hasta hoy, muestra lo bello que debió ser el palacio; además en la plaza y sus alrededores se observan construcciones y terrazas incas que muestran el trazo urbano original inca. Según nos contó el guía, en el año 1540 Manco Inca mando a incendiar Chinchero mientras huía de los conquistadores españoles, para que estos se quedaran sin provisiones.

En nuestro pedido original al guía/remisero luego de Chinchero, debíamos ir directamente a Cusco. Dado que no era muy tarde aun, le pedimos si podíamos pasar por otros 3 puntos, todos en las afueras de la "capital histórica" de Perú (así denominan a Cusco en su constitución). Por supuesto que le abonamos la diferencia por el recorrido extra y de esta forma, pudimos conocer tres fortalezas, incluidas también en el boleto turístico general, que de otra forma no teníamos que día visitar, en nuestro itinerario.

Conocimos así Sacsayhuamán es una "fortaleza ceremonial" inca ubicada dos kilómetros al norte de la ciudad de Cusco, el centro arqueológico Q'enco y Puca Pucara, una construcción militar.

En Sacsayhuamán, lo primero que impresiona es el tamaño del lugar en sí mismo y de las piedras que forman las paredes, que quedan aun hoy en pie, de

lo que era esta fortaleza. Se trata de la mayor obra arquitectónica de los incas y esto se evidencia a simple vista. Cómo hicieron los incas para trasladar esas piedras, más altas que una persona, y formar los muros, es algo que, aunque algunos intentan explicar con distintas teorías, no queda claro aún y realmente impresiona al verlas.

Por otro lado, la vista de la Ciudad de Cusco es completa y única:



Q'enco significa "laberinto", nombre quechua elegido por los españoles debido a las galerías subterráneas en forma de laberinto y por los pequeños canales labrados en las rocas en forma de zigzag. Se desconoce a ciencia cierta la función del lugar, aunque la pisa fuerte la teoría de que este lugar fue construido para invocar a Kaypacha, legendaria serpiente que da origen a la vida y como puente para comunicarse con otros de sus dioses como el Sol, la tierra, las montañas, la luna y las estrellas.


Bajo las rocas se encuentra una cámara subterránea labrada por completo en una gigantesca roca. En la parte baja de la estructura rocosa, se encuentran labrados, el suelo, las paredes, el techo, las mesas y alacenas. Allí se podrían haber hecho sacrificios.

Por último, paramos en Puca Pucará, de todas las construcciones incas que conocimos es la que se encuentra es "peor" estado, con sus muros más rotos y gastados. Se cree que fue una fortaleza de descanso para los soldados que debían proteger al gobernante inca. Los paisajes, como siempre, son para admirar.


Finalmente, llegamos a nuestro nuevo hospedaje en Cusco ya con la noche sobre nosotros. Decidimos recorrer solo un poco la ciudad (que ya habíamos recorrido, también de noche el día uno de nuestro viaje)ya que al día siguiente partíamos tempranito en un bus turístico, es decir, con paradas en distintos puntos de interés, hacia la ciudad de Puno.


**Recordá que cualquier viaje que quieras hacer, podés consultarnos y se arma todo a pedido y ajustado de forma personal!**

morellaviajesrock@hotmail.com


4 vistas

José Cubas 3460

Capital Federal, Bs. As.

morellaviajesrock@hotmail.com

 

  • Blanco Icono de Instagram
  • facebook