Laguna Humantay, joya escondida entre montañas

Actualizado: 14 de mar de 2020



En nuestro viaje a Perú, Machu Pichu era nuestro principal objetivo; pero, como siempre intentamos y aconsejamos cuando es posible, en viajes lejos de Argentina hay que hacer rendir el pasaje (que siempre siempre es lo más caro) visitando la mayor cantidad de lugares posibles en el destino elegido.

Por eso, de los días que teníamos en Cusco, dejamos el último para recorrer bien la ciudad que no tiene desperdicio y el segundo día lo ocupamos con una excursión.

Teníamos como opciones la Montaña de 7 Colores y la Laguna Humantay. Como en nuestro incomparable Norte Argentino tenemos el Cerro de 7 Colores y el Hornocal, de 14 colores, sumado a que, según nuestra averiguaciones, la excursión a la Montaña era dura... Elegimos conocer la laguna.

Descubrimos que, claramente, o la gente que decía que la excursión pesada era la de la montaña no hizo la de la laguna o no queremos imaginarnos como hubiéramos terminado si elegíamos diferente. Como ya dijimos en el post anterior, todo depende del estado físico de cada uno, pero la combinación ascenso en altura con un gran esfuerzo físico es tremenda!



Empieza la aventura del día

La excursión empieza muuuuy temprano en la mañana, aldedor de las 4am,con una van que te busca por el hospedaje, dado que muchas calle citas de Cusco con mínimas, en nuestro caso fue el guía quien nos buscó para que vayamos al transporte a unas cuadras.

A esa hora, desde ya, el desayuno del hotel no estaba ni cerca de empezar (de todas formas, la excursión lo incluía) pero todos o la mayor parte de los hospedajes tienen en la recepción té de coca o muña... Yo lo tomé, confiada en qué me iba a ayudar, sepan desde ahora que eso no pasó...

Luego de la parada para desayunar riquísimo, la combi nos llevó hasta la base desde donde empieza la caminata.

Luego de un trecho, llegamos a la segunda base donde se podía alquilar caballos para hacer el recorrido. Nosotros no lo hicimos, solo agarramos un bastón de escalar que estaba incluido en la excursión para quien lo quisiera.

Y empezamos la caminata. Desde donde estábamos, la primera parte parecía una pavada total! No se notaba desde esa perspectiva que era puro ascenso ya desde allí. Como ya dije, la altura y el esfuerzo físico son una combinación potente... Por suerte, iban un par de caballitos para el rescate, me rehusé luego de que me lo ofrezcan un par de veces; pero cuando quedó solo uno lo acepté... No podía más!!! Corazón a mil, no me alcanzaban los pulmones para respirar.